miércoles, 14 de noviembre de 2012

Receta de cupcakes de calabaza

¡Buenos días!
     Hoy os traigo por fin la receta de los cupcakes de calabaza. Eso sí, como no tengo fotos de cupcakes de calabaza porque se acaban siempre antes de encontrar la cámara, os voy a poner unas fotos de unos cupcakes de galletas María que hice para el cumpleaños de mi amiga María. 
     Vamos primero con la receta.

Ingredientes para hacer 12 cupcakes:

2 huevos
1 1/2 tazas de harina
1 1/2 tazas de azúcar
1 1/2 tazas de puré de calabaza
1/4 taza de aceite de girasol o de oliva suave
1/4 taza de leche
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de jengibre
1/2 cucharadita de nuez moscada
1/2 cucharadita de clavo

     El puré de calabaza se puede usar el de bote que venden carísimo importado de EE.UU., o lo podemos hacer en casa con calabazas, que aún es temporada. Yo lo hago poniendo la calabaza al vapor cortada en trozos. La dejo como 45min para que esté blandita y sea más fácil triturarla. Una vez cocida se pasa por la batidora hasta que quede un puré no excesivamente fino, con un minuto de batidora sobra. Si no tenemos olla para cocer al vapor, pues lo cocemos de manera tradicional.
     Las especias son más bien al gusto, pero yo he puesto algo orientativo. Sé que de canela suelo echar 1 cucharadita en lugar de media porque me gusta mucho. De nuez moscada algo menos de media, y de jengibre algo más de media pero sin llegar a una entera.
     Las cucharaditas son medidas americanas, igual que las tazas. Una cucharadita es lo que en inglés se llama teaspoon. Cucharada sería tablespoon. Tanto la "taza"o "cup" como la "cucharada" o "cucharadita" son medidas de volumen, por lo que os doy la equivalencia en mililitros.

1 taza = 240ml
1 cucharada = 15ml
1 cucharadita = 5ml

     Antes que nada, encendemos el horno a 160ºC con calor por arriba y por abajo para que vaya cogiendo temperatura. No vale ponerlo a 200 para que se caliente rápido y luego bajarlo a 160, hay que ponerlo directamente a 160 y esperar a que llegue a esa temperatura. Cogemos nuestra bandeja de cupcakes y colocamos las cápsulas de papel dentro. Si no tenemos bandeja para cupcakes, podemos usar los moldes de silicona que venden en todo tipo de establecimientos. Esta misma masa, también sirve para hacer un bizcocho, más abajo os lo explico.
    Ponemos todos los ingredientes secos (harina, especias, sal y bicarbonato) en un bol, tamizamos y reservamos. En otro bol, batimos los huevos durante unos 30 segundos y después añadimos el azúcar. Batimos hasta que la mezcla aclare y aumente un poco de volumen. Entonces añadimos el aceite y batimos hasta que se mezcle bien. Añadimos la leche y batimos hasta que se integre. Por último, añadimos el puré de calabaza y repetimos la operación.
     Cogemos el bol donde teníamos tamizados los ingredientes secos y los vamos añadiendo, cucharada a cucharada, a la mezcla de ingredientes húmedos. Mezclamos con la espátula con movimientos envolventes, no es necesario que lo batamos, sólo hay que mezclarlo. Una vez hemos integrado toda la mezcla de harina, vertemos cantidades iguales de masa en cada molde o cápsula de cupcake. Metemos en el horno a media altura y horneamos unos 22-25 minutos dependiendo de nuestro horno y del tamaño de nuestros moldes de cupcake. En cualquier caso, verificar pinchando con un palillo, si sale limpio al pinchar, ya están. Tened en cuenta que estos cupcakes son más húmedos que de lo normal, por lo que puede parecer que están demasiado blandos, pero no os engañéis, si vuestros cupcakes son de un tamaño generoso, a los 25 min máximo estarán cocinados. Una vez estén listos, los sacamos del horno y dejamos enfriar la bandeja durante 5 minutos. Sacamos los cupcakes de la bandeja y los dejamos enfriar del todo sobre una rejilla.

     Si queremos hacer un bizcocho, hemos de seguir todos los pasos que hemos seguido para hacer la masa de los cupcakes, porque es exactamente la misma. La diferencia está en el molde que usaremos y en el horneado. El molde puede ser cualquier molde de bizcocho que os guste: redondo, cuadrado, con agujero, con formas... lo que queráis. Lo importante es que lo untemos bien de mantequilla/margarina/aceite y que luego lo espolvoreemos bien con harina. A este proceso se le llama "encamisar" el molde.
     El horneado del bizcocho es probablemente lo más importante y también lo más complicado. Me explico: hornear un bizcocho en sí no tiene ningún misterio, ya que sólo hay que meter el bizcocho en el horno y se hace sólo. El problema es conocer bien nuestro horno para saber qué temperatura es la ideal para que el bizcocho quede perfecto. A mí me ha costado al menos 5 bizcochos encontrar el punto ideal. Las reglas generales son que para que el bizcocho suba lo suficiente pero no demasiado la temperatura ha de estar entre 175ºC y 195ºC. El calor ha de estar por abajo solamente y sin aire. Tras muchas pruebas de ensayo y error, he llegado a la conclusión de que la temperatura ideal en mi horno es de unos 180ºC y el tiempo de cocción, dependiendo del tamaño del bizcocho, no suele ser inferior a 50 minutos.
     Una de las claves más importantes para que nuestro bizcocho no "se baje" es NUNCA abrir el horno antes de que hayan transcurrido al menos 40 minutos de cocción. Otra cosa a tener en cuenta, es que un bizcocho es algo muy delicado, y si le damos un golpe al horno, puede que le lleguen las vibraciones del golpe al bizcocho y se hunda. Por último, para saber que ya está horneado, pinchamos con un palillo igual que con los cupcakes. Una vez esté horneado, lo dejamos reposar unos 5-10 minutos fuera del horno y lo desmoldamos. Yo dejo que se enfríe un poco y en cuanto deja de estar caliente lo envuelvo en papel de film para que no se seque.

     Las veces que he hecho estos cupcakes de calabaza, he dejado la mitad así sin nada y la otra mitad la he cubierto de cream cheese icing de canela. Es como la crema de queso de los pasteles de zanahoria, sólo que añadiendo canela. En próximos posts la receta.

     Espero que hagáis estos cupcakes de calabaza, o el bizcocho si os resulta más sencillo, porque de verdad que os va a encantar y es un dulce muy de temporada que todo el mundo apreciará.


     Y, después de todo este rollo, os dejo con las fotos de los cupcakes de galletas María. Los hice para María, que es una de las personas menos golosas que conozco, así que me curré unas decoraciones de fondant pintadas a mano para que le encantasen.


   
     Esta forma de decorar cupcakes me encanta, porque me recuerda a los gorros de natación que llevaban las "sirenas" de los años 50. Me parecen encantadores.




     Los zapatos pretendían ser unas puntas de ballet, porque es algo especial para María, pero al final acabaron pareciendo unas manoletinas. Por suerte, también la he visto llevar manoletinas, así que no fue demasiado grave el fallo.


     Espero que os haya gustado la entrada de hoy. Sé que ha sido un poco larga, pero quería daros toda la información necesaria para que hagáis vosotr@s mism@s este bizcocho tan espectacular y sencillo.

6 comentarios:

  1. Ya estoy por aqui. Te espero por mi blog Acaramelada. www.acaramelada.com

    ResponderEliminar
  2. Vengo de https://www.facebook.com/YoLoGuisoTuTeLoComes con mi blog http://yologuisotutelocomes.travisnet.es/ Me quedo por aqui tambien!!!!!
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  3. Tienes un premio en mi blog (MOTIVADA CON LA COCINA)

    ResponderEliminar
  4. Ya tienes una seguidora más . Un besito . http://venamicocina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Pásate por mi blog, tienes un premio esperándote

    sazonoymelocomo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. La temporada de otoño-invierno es mi favorita porque puedes disfrutar cosas riquísimas como los cupcakes de calabaza que son my típicos y deliciosos

    ResponderEliminar

Agradezco mucho todos vuestros comentarios, me encanta leeros y contestar a todas vuestras dudas o sugerencias.